Beneficios de Pilates

¿Qué piensan los alumnos sobre los beneficios de Pilates?

El método Pilates indiscutiblemente debe su éxito a los resultados. Por eso, quien lo prueba lo recomienda. No hay nada como experimentar en persona los beneficios de Pilates para convencerse.  Muchos alumnos acuden a clase con dolor de espalda muy limitante. Afortunadamente con la práctica constante disminuye la sensación de dolor. Es esta experiencia positiva la razón por la que los alumnos recomiendan esta técnica a sus amigos y familiares. 

Nadie mejor que ellos para que nos cuenten sus impresiones. En esta ocasión, nos narra su experiencia un alumno ejemplar, nada menos que con 85 años a sus espaldas y que sufre bastantes problemas de movilidad debidas a distintas dolencias en la espalda. Fernándo nos cuenta como empezar a practicar Pilates le ha devuelto la movilidad y calidad de vida. 

Como Pilates me ha ayudado

Me llamo Fernando Fernández Sanz, tengo 85 años y he sido periodista. Desafortunadamente tengo problemas importantes en mi columna vertebral. Esos problemas se han derivado, en buena parte, por defecto de la postura que adoptaba al sentarme durante mi trabajo profesional. Ello me  produjo una escoliosis que más tarde degeneró en protusiones discales severas. Finalmente, se tradujeron en fuertes dolores y problemas de movilidad y dificultades al caminar, teniendo que pararme varias veces a descansar cuando antes lo hacía de una vez.

La doctora traumatóloga que me atendió, ante la imposibilidad de operarme sin riesgo, dada mi edad y mis problemas de respiración, me prescribió aplicar calor en la zona lumbar y la cervical y, durante los episodios dolorosos, tomar paracetamol. También me recomendó, como alternativa acudir a un fisioterapeuta y también a la escuela de dolor del hospital donde me enseñaron gimnasia suave – que llaman de hospital – para que, con los movimientos aprendidos, los practicara en una colchoneta en mi domicilio.

Aunque mejoré algo, seguía con grandes limitaciones, fundamentalmente por la noche en que me resultaban dolorosos y difíciles los movimientos, incluso para prepararme la cena.

No recuerdo quién me recomendó acudir a la práctica del método Pilates. Así lo hice y llevo en ello año y medio. Acudo dos veces a la semana. Como resultado ahora me muevo con mas soltura, los dolores se han mitigado y he podido prescindir casi por completo del paracetamol.

¿Qué he aprendido en este tiempo?

En primer lugar, la constancia. A perseverar en el esfuerzo – no quiero llamarlo sacrificio – de realizar los ejercicios programados. En mantener mi rutina de Pilates con aparatos: dos dias a la semana, con ejercicios durante una hora en el estudio donde están instaladas las máquinas.

He aprendido a moverme conscientemente y con control del propio cuerpo. Trabajamos de manera muy segura todo el cuerpo con los ejercicios de Pilates. Siempre guiado por mi profesor y con la asistencia de los distintos aparatos.  Éstos son de gran ayuda ya que puedo trabajar la columna y, por supuesto, los brazos y las piernas. Además estos ejercicios se complementan con otros específicos para mi edad. Por ejemplo: ejercicios para mantener el equilibrio. Yo utilizo además un bastón que me ayuda en el caminar y en el mantenimiento del equilibrio. Otros que ayudan a fortalecer las piernas para subir y, sobre todo, bajar escaleras, siempre como norma agarrados a la barandilla.

También me han enseñado un ejercicio importante: aprender a colocarse en postura correcta. Es decir, en mi caso ponerse derecho porque yo estoy torcido por la escoliosis, cuando no me acuerdo de acomodar el esqueleto.

En los cinco dias restantes de la semana, al sentirme mejor, puedo hacer los ejercicios aprendidos en el hospital en la colchoneta del propio domicilio. Implica solo dedicarles  unos 20 minutos y otros tantos en la bicicleta estática para mover las piernas. Insisto: esos ejercicios domésticos solo hay que practicarlos los dias que no se han hecho los de Pilates.

Por qué recomiendo la práctica de Pilates

En resumen, todas estas recomendaciones de los beneficios de Pilates, se pueden resumir en una que para mi es tal vez la más importante: tener voluntad para mantener estos ejercicios y ayudarse con la paciencia que,  al final el cuerpo mostrará su agradecimiento permitiéndonos una vida no dominada por el dolor.

Madrid, diciembre del 2017

 

Conoce más detalles sobre los beneficios de Pilates para personas mayores de 65 años en nuestro centro. Te invitamos a que visites este enlace: Pilates para personas mayores de 65 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

3 + seis =