Stretching Global Activo (SGA)

Nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones no se pueden separar, una persona es un ser que siente, se emociona, vive, piensa, y desarrolla un cuerpo, una forma, una estructura que es el reflejo de su ser.

La RPG, Reeducación Postural Global (1981) y su hermana menor el SGA, Stretching Global Activo, es un proceso en la recuperación de esa forma, estructura corporal en la libertad, es un método somato-psíquico que partiendo de nuestro síntoma (dolor, deformación, rigidez muscular) va recuperando la elasticidad y flexibilidad muscular, cambiando nuestros hábitos erróneos por unos nuevos hábitos más sanos manteniendo así una actitud postural justa, de forma que devuelve la libertad y la salud a la persona.

Creado en 1981 por Philippe E. Souchard, es un método original y revolucionario que evoluciona en el campo de las cadenas musculares y de rehabilitación osteo-muscular basándose en principios sencillos:

Toda actividad muscular estática o dinámica conlleva un acortamiento muscular; es por ello que hay que reeducar permanentemente los músculos en estiramiento.

Nuestro sistema muscular está dividido en músculos tónicos y fásicos, en caso de exceso de tono nuestros músculos estáticos se acortan de forma muy importante dando como resultado las desviaciones y compresiones articulares. Además nuestros músculos están organizados bajo forma de cadenas musculares, todo estiramiento segmentario se vuelve ineficaz, por ello para estirar eficazmente un músculo hay que tirar sobre el conjunto de la cadena muscular de la cual forma parte.

Reeducar significa volver a nuestros patrones sanos y dejar aquellos que nos llevaron a la lesión y el dolor. Donde debemos actuar es en la prevención, y es aquí donde aparece la hermana menor de la RPG, el Stretching Global Activo, como método preventivo y de mantenimiento de la salud física, de nuestros músculos y articulaciones.

 

Estirarse es una necesidad

Tenemos en el cuerpo dos tipos de músculos: los estáticos y los dinámicos.

Los músculos encargados de sujetar y mantener al cuerpo, los que nos permiten estar erguidos y en equilibrio, los que suspenden la caja torácica, los brazos, etc., son de tipo estático y deben permanecer en un estado constante de “tensión”. Son también los que frenan e inician los movimientos. Se relajan con dificultad y su forma de reaccionar y evolucionar es la hipertonía (aumento del tono), la rigidez y el acortamiento. En consecuencia esta musculatura pierde eficacia debido a un exceso de tono, como las gomas de un tirachinas o la cuerda de un arco, que si son demasiado rígidas serán mucho menos eficaces a la hora de cumplir con su misión de lanzamiento.

El origen de la rigidez o acortamiento de estos músculos es debido principalmente a nuestra actividad diaria, manteniendo en la mayoría de las ocasiones una postura incorrecta sentada o de pie en el trabajo, posturas que son en general consecuencia de un desarrollo deficiente en nuestra niñez y adolescencia. Es una de las consecuencias de la evolución del hombre en una sociedad más preocupada de la comodidad que de mantener nuestros reflejos y actitudes posturales instintivas como tienen todos los animales. Si además añadimos una actividad deportiva simplemente aumentamos el problema de híper tonicidad que ya teníamos. A esto también debemos añadir que la acción de la fuerza de la gravedad, es decir la actividad tónica de debemos realizar para sostenernos tanto de pie como sentados, puede hacer sufrir a las articulaciones y los discos intervertebrales, que pueden encontrarse en un estado excesivo de “compresión”. Cualquier desalineación en nuestros segmentos corporales comprime más nuestras articulaciones apareciendo distintas dolencias musculares por desequilibrios posturales.

Los músculos estáticos, que son los que se agrupan en cadenas musculares, tienen por lo tanto más necesidad de estiramiento que de potenciación y este exceso es el que nos indica la idoneidad de practicar las técnicas de estiramiento, que nos van a permitir preparar mejor la musculatura, recuperar el tono adecuado y eliminar las tensiones innecesarias.

Utilizando los estiramientos globales se devuelve la longitud al músculo estático y al tejido conjuntivo, recuperando la flexibilidad y la eficacia muscular y articular.

Los músculos dinámicos se encargan de realizar los movimientos corporales, su tendencia es la relajación y la hipotonía (flacidez). Estos sí que necesitan ser fortalecidos con ejercicios de potenciación. Pero son mucho menos numerosos en el aparato locomotor que los estáticos, y además unos y otros se complementan y no actúan aisladamente. El error típico suele ser que por querer mejorar a unos (los dinámicos), empeoramos a otros (los estáticos). Por ejemplo: los abdominales son dinámicos y necesitan ser trabajados con contracciones concéntricas, pero en muchas ocasiones los ejercicios elegidos para fortalecerlos perjudican a otros grupos de tipo
estático: psoas, musculatura anterior del cuello, paravertebrales.

Es por tanto que la mayoría de las actividades de la vida cotidiana, el trabajo, el estrés, el deporte, el sedentarismo, etc., van en dirección de crear una patología de estrés tónico, por lo que necesitamos de un tiempo, un espacio y un método para reparar todos estos inconvenientes, y es ahí donde aparece el SGA.

El SGA es un método de estiramiento global que puede ser practicado desde los 7 años hasta una edad avanzada. Por su suavidad, respeto de los propios límites, no tiene ningún riesgo.

Está basado en las cuatro familias de posturas de la RPG. En la realización de cada postura existe todo un protocolo acerca de la forma de comenzar, de progresar y de terminar: una vez elegida la postura, colocamos los puntos básicos de inicio de la misma y poco a poco de forma activa vamos progresando en ella, manteniéndola, avanzando en su evolución y realizando ligeras contracciones destinadas a relajar el exceso de tono de las zonas más retraídas. Progresivamente se va avanzando en posiciones cada vez más excéntricas, manteniendo una respiración profunda y relajada. Cuanto más tiempo dure la evolución de la postura, más eficaz será el estiramiento. El ritmo debe ser lento ya que los movimientos rápidos crean compensaciones inmediatas.

El SGA se puede realizar tanto en grupo como individualmente.

El SGA no sustituye al ejercicio físico, ni al deporte practicado de forma saludable, ni tampoco al calentamiento antes de realizar un ejercicio físico. Pero el SGA tampoco es un complemento para después de una actividad física, competición, clase de aeróbic, spinnig, etc. sino que por sí misma es una actividad que necesita de una sesión mínima de una hora semanal para tener buenos resultados y mantener la buena forma.

 

Resumen extraído de un artículo del Dr. Aittor Loroño, docente de los cursos de SGA impartidos en Madrid.

Dr. Aittor Loroño – Médico homeópata, Profesor de RPG y SGA por la Universidad de Terapia Manual de Saint-Mont (Francia).
Introdujo la RPG en España en el año 1987 y el SGA en el año 1996.
Presidente de la Asociación RPG de España desde el año 1989 al 2006.
Ha traducido y publicado numerosas obras de Ph. E. Souchard al Español.
Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

dieciseis − 15 =