Ejercicio terapéutico

Hoy en día casi todo el mundo ha oído hablar del método Pilates y de sus muchos beneficios. A diario aparecen artículos en los medios de comunicación que presentan este sistema de ejercicio como una de las mayores revelaciones dentro del campo de la actividad física y de las terapias de movimiento consciente. Paralelamente aparecen cada vez más estudios científicos que confirman sus beneficios para la salud. Son tantos que se considera este sistema casi únicamente como ejercicio terapéutico.  Todo esto hace que la gente recurra frecuentemente a él con unas expectativas terapéuticas. En este artículo os ofrecemos nuestro punto de vista.

¿PILATES, ejercicio TERAPÉUTICO?

– Hola, buenas tardes. Tengo cita con el fisio.

– Buenas tardes. Su nombre, por favor.

– Estefanía.

– Déjeme ver…Ah, disculpe, tiene una clase de valoración de Pilates.

– Sí, eso, de Pilates terapéutico con el fisio.

– Sí, claro, perdone. Es solo que pensé que se refería a una cita con el fisio para tratamiento, no para hacer Pilates

Esta confusa conversación pude presenciarla hace pocos días en mi clínica y me hizo pensar hacia dónde estábamos llevando el método Pilates para estar generando esta confusión entre la población.

¿Es el método Pilates una terapia?

Si entendemos este método como un conjunto de ejercicios encaminado a mejorar una lesión, por supuesto que lo es. Como lo es el movimiento en sí mismo, ya que moverse, ejercitarse, sí tiene un valor terapéutico.

De hecho, una de las definiciones de fisioterapia es: “la terapia a través de los agentes y medios físicos” entendiendo como agentes el frío, el calor, la electricidad, el MOVIMIENTO…

¿Es el fisioterapeuta el único profesional cualificado para impartir una clase de Pilates?

Sí, si consideramos que Pilates es ejercicio terapéutico ¿Debería ser por tanto solo impartido por fisioterapeutas? Lógicamente, no. Pero lo que sí deberíamos tener claro es que la rehabilitación de una lesión o el tratamiento de una determinada enfermedad a través del ejercicio físico deberían ser propias de la fisioterapia, entendiendo ésta como la profesión sanitaria enmarcada dentro de  la ley General de Sanidad como la adecuada para dichos objetivos.

¿Pero esto le hace ser al método Pilates una terapia en sí misma y, por tanto, ser solo competencia de los fisioterapeutas impartirlo? Pues tampoco lo creo así. Parte de la esencia del método Pilates es la de ser un entrenamiento para la mejora de la salud y la prevención de lesiones. Y esto no puede ser solo cosa de los fisioterapeutas. En esta bonita tarea, otras muchas profesiones están implicadas.

Por ello, en Pilates LAB contamos con un equipo multidisciplinar formado por fisioterapeutas y licenciados en actividad física y deporte con una gran especialización en el método Pilates, para así poder garantizar los objetivos de cada alumno o paciente según sus necesidades.

¿Tiene sentido decir que hay un “Pilates terapéutico” y llamarlo y publicitarlo así?

No parece muy serio teniendo en cuenta lo que acabo de comentar. Sería más apropiado indicar que esa clase concreta de Pilates está impartida por un fisioterapeuta cuyo objetivo es tratar una determinada lesión. Pero el marketing a veces manda. Ahí tenemos el “Pilates Aéreo”.

Y hablando de lesiones, ¿tener una lesión crónica te convierte en un eterno paciente que siempre debería hacer Pilates con un fisioterapeuta? Pues a mi entender, tampoco. Pongamos el caso de un alumno diagnosticado de hernia discal lumbar que tras un periodo de dolor agudo y después de recibir tratamiento, se encuentra asintomático y quiere practicar ejercicio.

Es como si pretendiéramos que esta persona tuviera que ir a nadar supervisado por un fisioterapeuta o no hacer clases de “spinning” nunca más porque no están impartidas por un profesional sanitario.

Esto me hace pensar que debería ser el propio cliente quien elija la opción que más le conviene, pero tengo la sensación de que parte de esta población que demanda este tipo de servicios no lo tiene muy claro, como tampoco lo tenemos claro los profesionales que nos dedicamos a ello, y es aquí donde empieza la confusión.

A modo de conclusión

Volviendo, por tanto, a la primera pregunta acerca de si el método Pilates es ejercicio terapéutico, mi respuesta sería NO. No más que la natación o el atletismo. Lo terapéutico es el movimiento en sí mismo.  Como por ejemplo lo es hacer un “hip rolls” para fortalecer los glúteos y los isquiosurales además de articular la columna lumbar en el caso de una coxartrosis, o hacer ejercicios específicos en el agua tras una lesión de rodilla o caminar durante 20 minutos al 60% de la frecuencia cardiaca máxima tras un infarto agudo de miocardio. Pero ni lo uno es natación ni lo otro es atletismo.

 

Carlos Hernández Delgado

Fisioterapeuta, Osteópata y profesor de Pilates en Pilates Lab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

14 − uno =