¿Qué es el Yoga?

¿Qué es el Yoga?

Seguro que alguna vez te habrás preguntado ¿Qué es el Yoga? En esta entrada queremos hacer una pequeña  aproximación a la inmesa tarea  que supone definir el Yoga.  Podemos empezar situándonos. El  Yoga es una tradición milenaria proveniente de India. Que se extendió a Occidente a finales del siglo XIX y principios del XX. Por lo tanto es una parte muy importante de la cultura del pueblo hindú, de su tradición, su religión y su filosofía.

El Yoga en nuestros días se conoce sobre todo como una práctica psico-física y de autoconocimiento. Por lo que, puede considerarse como un sistema de realización personal. Pero además, es algo vivo y cambiante, un proceso en continua evolución que, por encima de todo lo demás, es pura vivencia y experiencia personal. Se puede decir que existen tantos yogas como practicantes.

Hatha Yoga: el Yoga de la fuerza y la voluntad.

El Yoga que ha llegado a Occidente proviene del Yoga Clásico o Raja Yoga y su versión moderna: el Hatha Yoga. Es el estilo más difundido en todo el mundo, y es conocido sobre todo por sus Asanas (o posiciones corporales). Se trata de un sistema de posturas físicas cuyo propósito es lograr que el cuerpo y la mente alcancen un estado óptimo para la meditación. La práctica de asanas genera serenidad física y mental, de tal forma que un yogi pueda sentarse durante varias horas en una postura de meditación sin sufrir fatiga, o inquietud.

Hoy en día el Yoga en occidente es una práctica de las denominadas cuerpo-mente, debido a que engloba el trabajo físico con el control y la concentración mental, sin ahondar en temas relacionados con la espiritualidad que no hay que dejar de lado porque es una parte fundamental de la práctica, pero que pertenecen más a la esfera íntima de cada individuo.

¿Tiene sentido la práctica de una técnica tan antigua en nuestros días?

Rotundamente: SI. Es precisamente en estos momentos, de deshumanización y  pérdida de valores frente al poder económico, cuando la práctica del Yoga cobra mayor significado. Las personas necesitamos encontrar un camino de vuelta hacia la paz interior. Para poder afrontar mejor las contradicciones del día a día. Una vuelta a lo verdaderamente importante. El Yoga ofrece una guía para quien esté dispuesto a emprender el viaje hacia su interior.

Esta disciplina milenaria para el desarrollo personal se adapta a todo tipo de practicantes. Es apropiada tanto para quienes quieren un entrenamiento físico muy completo y saludable, como para los que buscan un sentido espiritual a la experiencia, o para quienes recurren a ella buscando la mejoría de su salud y bienestar físico.

Hoy en día conocemos también los beneficios de la relajación y la meditación para gestionar el estrés, al que estamos sometidos la mayoría de nosotros en nuestro ritmo cotidiano.

¿Tradición, filosofía, religión?

Frente a otros sistemas filosóficos o religiosos más cerrados, el Yoga es un sistema holístico que nos muestra un camino para obtener el equilibrio tanto físico como psíquico. Se basa principalmente en la práctica y experiencia propia de cada individuo, más allá de creencias y dogmatismos.

Con tantos años de evolución tras de sí, se ha convertido en un universo muy rico y diverso. Existen múltiples visiones aportadas por los distintos maestros que, sobre un eje común, han desarrollado su propio camino y lo han trasmitido a sus alumnos. Dentro de este crisol que es el Yoga, existen distintas formas de alcanzar un mismo objetivo, que finalmente es la realización del ser, del individuo y con ello, de toda la humanidad. Cada practicante es libre de elegir aquel camino que esté más acorde a su mundo interior.

Meditación.

Para llegar a ese estado de unificación, de gracia, de comprensión, sea esto lo que sea para cada uno (dios, energía, naturaleza, paz interior), el Yoga ofrece una serie de técnicas psico-físicas que ayudan al practicante a preparar su cuerpo, como vehículo del alma, para la práctica de la meditación. La meditación es clave en el proceso, y consiste en aprender mediante distintas técnicas, a silenciar la mente de todos los pensamientos que la distraen y a concentrarse, hasta alcanzar el estado de conciencia necesaria para lograr la unión con el espíritu universal.

Algunos beneficios de la práctica del Yoga.

Con las diversas prácticas físicas, espirituales y meditativas, se obtienen grandes beneficios en nuestro bienestar, tanto  físico como psíquico o psicológico. No se puede separar uno de otro. Podemos decir que es un sistema holístico que trabaja en todos los planos del ser humano. Alcanzando un nivel de relajación y concentración mental óptimos.

A nivel físico refuerza, flexibiliza y equilibra la musculatura. Oxigena los tejidos. Nos hace más conscientes de los ritmos y necesidades naturales del cuerpo. Fortalece los músculos y huesos. Retrasa el proceso de envejecimiento y aumenta la energía vital. Da flexibilidad y equilibrio. Oxigena y limpia nuestros órganos, beneficia nuestro sistema cardio-vascular, endocrino, digestivo y respiratorio.

El Yoga utiliza la respiración como instrumento para canalizar la energía y nos enseña a respirar mejor, lo cual aumenta la salud en nuestros órganos, nuestra energía y nos da calma interior.

En el plano mental o psicológico, el yoga nos permite parar y tomar conciencia de dónde estamos. Este proceso de autoconocimiento, de reflexión, favorece la atención y con ello aumenta la capacidad de concentración y de razonamiento.  Mejora el estado de ánimo y nos ayuda a dormir mejor. Todos estos factores disminuyen la tendencia a reaccionar con rabia o tristeza ante las situaciones, nos ayuda a la superación de miedos y a tener un pensamiento positivo. En resumen nos ayuda a la gestión del estrés.

En síntesis

Para mi el yoga es un camino de autoconocimiento. Consiste en ser conscientes y disfrutar de la experiencia de vivir. En la búsqueda personal del equilibrio interior, la calma y la apertura de corazón. Todo ello repercute, no sólo en una mejor forma de relacionarse con uno mismo y con el mundo, y por lo tanto en una mejor experiencia vital, sino también en el compromiso con la propia salud y el bienestar físico y psicológico.

Autora: Sofía Fernández. Profesora de Hatha Yoga en Pilates Lab

3 de marzo de 2018 PilatesLAB Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

tres × 5 =