Tu estudio especializado en el Método Pilates

Si buscas ponerte en forma con un entrenamiento completo y equilibrado,  y de paso conseguir un cuerpo flexible y estilizado. No lo dudes, Pilates es lo más apropiado para ti. En Pilates Lab ofrecemos clases especializadas de Pilates máquinas y suelo.

En nuestros estudios puedes optar por clases privadas o semi privadas (dúos) o integrarte en un grupo reducido, con cuatro alumnos como máximo por clase en máquinas o seis alumnos en suelo. Tenemos un amplio horario de clases, desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche.

¿Cómo empezar?

En el caso de que nunca hayas hecho Pilates, tendrás que hacer un curso de iniciación.  Consiste en cuatro clases individuales. Éstas primeras clases son muy importantes, en ellas revisamos lo más esencial del método y también hacemos una valoración de tu estado de forma física. Si ya conoces el método, nos bastará con una clase previa de valoración.

Las clases están divididas por niveles para garantizar la progresión de cada alumno. También disponemos de clases específicas para poblaciones en situaciones especiales como:

¿Qué es Pilates?

El método Pilates es una técnica de entrenamiento físico basada en el control, el movimiento consciente y el equilibrio muscular. La filosofía de Pilates se basa en el entrenamiento de la mente y del cuerpo de forma simultánea con el objetivo de lograr una buena condición física. Consiste en un programa de ejercicios lentos y controlados, seguro y efectivo, en el que se ejercita el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica.

El objetivo del método es conseguir el equilibrio muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados. De este modo conseguimos flexibilizar y fortalecer todos los grupos musculares del cuerpo de forma equilibrada y armónica, aumentando el control, la fuerza y la flexibilidad de todo el cuerpo, respetando las articulaciones y la espalda.

Se puede realizar en el suelo con una sencilla colchoneta o asistido con máquinas diseñadas especialmente para ello.

¿Qué es mejor, suelo o máquinas?

Ambas modalidades aportan un trabajo físico muy completo que mejora tanto el estado de forma en general, como la postura. En pocas sesiones sentirás como tu cuerpo cambia.

El entrenamiento en máquinas es la opción la más recomendable para comenzar a practicar. Poco a poco vas adquiriendo la conciencia del movimiento, la técnica, el control, la flexibilidad y fuerza necesarios. De esta forma, el trabajo con máquinas es muy beneficioso para aquellas personas que tengan poca movilidad, dolor crónico. También para quienes se estén recuperando de alguna lesión o se encuentren con poca forma física, etc. Por el contrario, Pilates de suelo, es más exigente, más dinámico, muy apropiado para trabajar con mayor intensidad.

En qué consisten las clases de Pilates de suelo

El trabajo en el suelo o colchoneta (Mat) podemos decir que es el origen y el centro del método, su esencia. Se trata de nuestro cuerpo en movimiento contra la fuerza de la gravedad. Es un entrenamiento muy completo y exigente, que requiere un buen control corporal. Por eso puede resultar más duro al principio y la evolución más lenta. Por otro lado, las clases de suelo son más dinámicas y proporcionan la sensación de un trabajo más dinámico, exigente y vigorizante.

En el entrenamiento de Pilates suelo se emplean pequeños accesorios, tanto para asistir en los ejercicios como para retar al alumno y aportar una mayor variedad de ejercicios y también para trabajar distintas cualidades físicas como la fuerza, el equilibrio o la flexibilidad. Entre otros: Foam Roller (o Rulo), pesas, bandas elásticas, pelotas pequeñas, Fitballs, Aro Mágico, pequeños Barriles, discos rotatorios, etc.

Por qué elegir Pilates con máquinas (aparatos)

El uso de máquinas y accesorios especialmente diseñados para llevar a cabo los ejercicios del método permite que personas de todas las edades y condiciones físicas puedan practicarlo. Trabajo con máquinas: incorpora el trabajo sin gravedad la fuerza con la que trabajan nuestros músculos es la de los muelles. Unas veces el muelle ofrece una ayuda al músculo débil complementándolo en su acción y otras supone una resistencia para el músculo o grupo muscular que está trabajando.

Durante su vida J.H. Pilates fue creando distintos accesorios para ayudar a sus alumnos a recuperar la movilidad, estos accesorios posteriormente se convertirían en los aparatos de Pilates tal como los conocemos en la actualidad, creados con la ayuda de su hermano Fred y un ingeniero de estructuras llamado MR. Gratz. Con el paso de los años han surgido distintas versiones y mejoras.

Equipamiento necesario para la práctica de Pilates con aparatos.

Las máquinas de Pilates son principalmente cuatro:

  • Reformer: una especie de cama sobre la que se desliza una plataforma mediante unos raíles y unida a la estructura mediante una serie de muelles que aportan resistencia, similar a la máquina de remo de los gimnasios tradicionales. La distribución y tensión de los muelles varía dependiendo del fabricante. La aportación principal de este elemento, entre otras muchas, es el trabajo sin someter al cuerpo a la gravedad. El movimiento constante del Reformer nos conecta con el movimiento del cuerpo en el espacio.
  • Cadillac: obtiene su nombre del coche que por aquella época era más admirado en USA, una especie de cama con una estructura de acero sobre ella, de la que el practicante puede colgarse en distintas posiciones usando diversas cuerdas y poleas. Fue ideado por Pilates durante su estancia en el campo de concentración aprovechando las camas del hospital en el que sirvió de enfermero. Existen versiones que combinan ambas máquinas, el reformer y el trapecio. Es un elemento muy versátil y que permite trabajar todos los ejercicios de suelo modificados.
  • Wunda Chair: creada por Pilates para la bailarina Kathy Grant. Como su propio nombre indica es similar a una silla, pero con unos pedales sujetos mediante varios muelles, que pueden quitarse o ponerse para disminuir o aumentar la resistencia, y unos apoyos laterales para subirse sobre ella. Se utiliza principalmente para ejercitar las piernas, trabajar la alineación y la corrección postura así como el equilibrio.
  • Ladder Barrel: una estructura con forma de medio cilindro que nace de medio barril de cerveza el Laddel Barrel, usado especialmente para estirar la columna vertebral.

 Los beneficios del Método Pilates máquinas y suelo

  • Trabajo global de todo el cuerpo.
  • Mejora el tono muscular fortaleciendo y tonificando el cuerpo sin aumentar el volumen muscular y con ello consiguiendo estilizar la figura.
  • Fortalecimiento de la musculatura abdominal. Logra el tan deseado “vientre plano”.
  • Aumenta la flexibilidad.
  • Refuerza y tonifica específicamente los músculo del core: abdominal, lumbar, glúteos.
  • Mejora el equilibrio y la coordinación de movimientos.
  • Permite prevenir y rehabilitar lesiones del sistema músculo-esquelético.
  • Mejora la capacidad respiratoria.
  • Mediante la respiración y la concentración se logra un estado de relajación.
  • Favorece la reducción del estrés y las tensiones musculares y rigideces.
  • Mediante la integración cuerpo-mente favorece el conocimiento del propio cuerpo y aumenta la autoestima.
  • Aporta gran vitalidad y fuerza para realizar las tareas cotidianas o cualquier otro tipo de deporte.
  • Corrección postural, equilibrio y alineación.
  • Mejora los dolores de espalda.
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis.
  • Alivia los dolores producidos por la artritis.
  • Excelente ejercicio para el embarazo y para la recuperación post parto.

¿Para quién está indicada la práctica del método Pilates?

¡La gran noticia es que el Método Pilates está indicado para personas de cualquier edad o condición física:

  • Es un entrenamiento óptimo para aquellos que empiezan por primera vez con la actividad física.
  • Para los que buscan el perfeccionamiento del movimiento (como los deportistas de alto nivel o artistas escénicos)
  • Personas que realizan algún otro deporte o aquellas que llevan una vida sedentaria.
  • Muy recomendable para personas que se encuentran en proceso de rehabilitación o readaptación al movimiento tras una lesión.
  • Para todos aquellos que padezcan problemas de espalda.
  • Como actividad preventiva.

Recuerda

  • Para obtener resultados óptimos ponte siempre en manos de un profesional cualificado que garantice que los ejercicios se realicen de modo correcto evitando lesiones innecesarias.
  • Recomendamos realizar como mínimo dos sesiones por semana, ya sean individuales o en grupo. Pero esto puede variar en función de tus objetivos y de tu actividad física.
  • Cada sesión dura 55 minutos.

¡A que estas esperando para estar mejor, cambia la forma en que te mueves? Ven a probar una de nuestras clases. Queremos ayudarte a elegir lo que más te conviene.