Preguntas frecuentes sobre Pilates

Entrevista a Carlos Hernández para la Revista Glamour

Respondemos a algunas preguntas frecuentes sobre Pilates

Dedicamos esta nueva entrada del blog a una entrevista que nos hicieron para la revista Glamour. En la que nuestro compañero, Carlos Hernández Delgado, Fisioterapeuta y Profesor de Pilates, responde a una serie de preguntas frecuentes sobre Pilates. Nos parece muy interesante compartirla con todos vosotros, por que las preguntas coinciden con muchas de las surgen a los alumnos sobre esta técnica. Además, propone algunos ejercicios específicos. Esperamos que os guste.

En su centro realizan distintos tipos de Pilates. ¿Podría relacionar cada una de estas tipologías con unas necesidades concretas?

En realidad el método Pilates es tan solo uno y sus principios son iguales para todas las modalidades. La diferencia radica en el enfoque que le des en función del grupo de alumnos al que vaya dirigido: mayores, embarazadas, niños, deportistas, con lesiones, etc. Adaptando los ejercicios a cada uno en función de sus necesidades, pero siempre respetando la esencia y los principios del método.

En cuanto a la diferencia entre Pilates suelo y aparatos, la diferencia está en que con los aparatos se trabaja de forma más completa y diversa, ya que éstos aportan mucha más variedad de ejercicios, soporte, asistencia. Pero sobretodo el uso de los muelles, cuya resistencia genera un trabajo muy eficaz.

¿Qué beneficios físicos y emocionales obtenemos de la práctica de esta disciplina deportiva?

Los beneficios de practicar Pilates se sienten desde las primeras sesiones si se es constante, pero los alumnos empiezan a sentir los cambios en su cuerpo normalmente a partir del tercer mes y consiguen alcanzar un buen nivel de práctica a partir del sexto mes.

Si no se hace ningún otro tipo de actividad física, recomendamos hacer al menos tres clase por semana de una hora de duración, pero lo normal es que la gente consiga venir a entrenar dos veces por semana.

El método Pilates es muy completo, trabajando en una misma clase diferentes cualidades físicas como la fuerza y la flexibilidad, pero también trabajaremos la coordinación y el equilibrio, y lo que realmente marca la diferencia, la conciencia corporal. Durante una sesión siempre se deben trabajar tanto el centro como las extremidades, realizando ejercicios cuyo foco puede ser la columna, los brazos o las piernas, pero siempre trabajándolo de manera global.

¿Podría poner algunos ejemplos prácticos comparando el Pilates con otros deportes o entrenamientos?

Pero quizás, lo más interesante del método Pilates sea ese componente mental que la concentración y la atención plena aportan. Como decía, el hecho de trabajar de manera consciente y precisa necesitan de una atención completa sobre el gesto que estamos realizando. Ahora que por fin la meditación y el “mindfulness” han entrado en nuestra sociedad acelerada, parece que Joseph Pilates ya era consciente de la importancia del trabajo de la mente en un concepto de salud global, incluyendo estos preceptos en su método. Cada ejercicio requiere un patrón respiratorio y un ritmo que si no estás concentrado y con la mente en ello, no puedes realizar correctamente. Por eso, la práctica del método Pilates nos abstrae por una hora al menos, de otros pensamientos y nos trae al “aquí” y al “ahora” aportándonos esa relajación tan necesaria hoy en día y esa confianza en nosotros mismos.

Sin duda esta es la gran diferencia con otras disciplinas que podemos encontrar en los gimnasios o centros deportivos donde lo que prima es la fuerza como en el “Body Pump”, el trabajo cardiovascular del “ciclo indoor” o la explosividad y agilidad  del “body combat”.

¿Hay quien cree que el Pilates es un ejercicio complementario de otros deportes y que no sirve para ponerse en forma? ¿Es esto cierto? ¿Por qué sí o por qué no?

El método Pilates es un entrenamiento muy completo salvo por el trabajo cardiovascular que no puede alcanzar el nivel de pulsaciones que conseguiríamos si salimos a correr, pero una clase intensa puede hacer latir lo suficientemente rápido al corazón. Además es un método abierto que admite incluir modificaciones que pueden hacerlo más específico para el objetivo que nuestros alumnos se hayan marcado.

¿Cuántas calorías de media pueden quemarse en una clase de Pilates?

Depende mucho del nivel de práctica del alumno y de la intensidad de la clase y de donde se haya puesto el foco, ya que por ejemplo, si ha predominado un trabajo sobre tren superior, se pueden quemar más calorías que si se han trabajado más las piernas, pero de media, para una mujer de unos 70 kg, se pueden quemar entre 150 y 300 calorías en una hora.

¿Qué es el Pilates terapéutico?

Llamamos Pilates Terapéutico a las clases impartidas por fisioterapeutas que tienen como objetivo la rehabilitación de una lesión concreta a través del movimiento, ya que los principios fundamentales del método como centralización, alineación o precisión se han visto muy útiles a la hora de mejorar ciertas patologías como hernias fiscales, espondilolistesis, osteoporosis, artrosis, etc…

Estas clases suelen hacerse en entrenamiento personal de forma individual, pero tras pasar la fase aguda de la lesión y con un dominio suficiente de la técnica, se pueden agrupar a personas con patologías similares para las clases colectivas siempre en grupos muy reducidos.

¿Cómo puede ayudar el Pilates a ‘sanar’ algunas dolencias relacionadas, por ejemplo con los deportes de impacto?

Las consecuencias negativas de los deportes de impacto son la sobrecarga y desgaste de las articulaciones. Además del riesgo de prolapsos a nivel de suelo pélvico. El método Pilates ayuda a mitigar estos problemas, ya que siempre se busca la descompresión o decoaptación a través de una sensación de alargamiento y de ejercicios de estiramiento de la musculatura acortada. En el caso del suelo pélvico, se hace mucho hincapié en la correcta activación de esta musculatura y de los músculos profundos del abdomen que deben trabajar coordinadamente para generar esa sujeción de las vísceras abdominopélvicas y evitar su descenso.

¿Podría Pilates ayudarnos a crecer algunos centímetro alargando ciertos músculos? ¿Cómo? ¿Qué ejercicios nos ayudarían a conseguirlo?

A través de ningún método o técnica podremos alargar nuestros huesos (y menos en la edad adulta) de forma real. Pero lo que sí podemos hacer es mejorar nuestra postura que tiende a encorvarse a hacia delante haciéndonos parecer más bajos de lo que somos en realidad y, por tanto, recuperar esos centímetros perdidos.

Además, el tipo de trabajo muscular realizado en Pilates centrado en la fase excéntrica de la contracción muscular nos ayuda a desarrollar unos músculos largos (como los de un bailarín o un escalador) y no tan voluminosos como si trabajáramos con pesas. Si a eso le añadimos el trabajo centrado en nuestro “core” que nos da una cintura más estrecha y un vientre plano, obtendremos esa figura esbelta que nos hará parecer más altos. 

 

Con este artículo, esperamos haber dado respuesta a algunas de las preguntas frecuentes sobre Pilates.

Te animamos a experimentarlo por ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

3 − 2 =