En España, el boom del running se produjo dentro del contexto de la crisis. Entonces se decía que el running era una forma económica de hacer deporte, una respuesta a la necesidad de ahorro que huía de gimnasios y otros deportes de mayor coste. Se afirmaba que para correr sólo hacía falta ponerse las zapatillas y salir a la calle (1).

El running representa el 14% de las ventas del material deportivo en nuestro país y según datos del Instituto de Choiseul, las actividades deportivas tienen una contribución al PIB nacional superior al 2,5 %. En concreto, la industria textil del running factura unos 300 millones de euros en nuestro país y se ha  incrementado a su vez  el número de carreras populares de 3000 en 2008 a más de 3300 en 2014 (2).

Pero no debemos olvidar que no todos los que corren participan en carreras populares. Más de dos millones y medio de personas salen a correr al menos dos veces por semana.

A medida que seguimos corriendo se descubre que cualquier ropa no es válida.

Un calzado poco apropiado puede traducirse en articulaciones debilitadas, dolores musculares e incluso lesiones, marcando la diferencia entre una experiencia agradable o desagradable que provoque abandonar este deporte.

A la hora de correr, el aspecto funcional de una prenda debe tener prioridad sobre la moda adaptándose a su tipo corporal concreto y a sus necesidades.

Dado que las tolerancias al frío varían, es relativo cuándo pasar de pantalón corto a largo, aunque técnicamente a partir de los cuatro grados  es frecuente tener frío en las piernas. Esto puede provocar que los músculos se agarroten y que se deba gastar mayor energía para mantener el calor. Deberemos observar cuándo realizar el cambio según nuestras propias sensaciones. Las zonas más vulnerables ante el frío son las que apenas realizan movimiento siendo la cabeza, el cuello y las manos en mayor medida.

Con los pantalones cortos a diferencia de los largos, ganamos amplitud de movimiento en la zancada pero salvo que esté corriendo a gran velocidad y necesite alargar la zancada al máximo, no supondrá un obstáculo el pantalón largo. Si el pantalón es largo cuanto más adaptado esté a nuestro cuerpo menos entorpecerá el movimiento, a diferencia de pantalones holgados, además de ofrecer más abrigo y protección contra el viento.

Fuente: Blog Practicavida

Los tejidos que nos vamos a encontrar en las prendas actuales son variedades del poliéster o el nylon o la combinación de ambos cuya principal ventaja es que repelen el agua, manteniendo la piel seca y siendo eficiente en climas lluviosos al contrario que el algodón.

Resulta normal abrigarse mucho en un día frío, pero hay que recordar que es una actividad que genera sudor de manera natural, por lo que sería recomendable añadir unos grados a la temperatura ambiental.

Las camisetas de algodón pueden servir para la mayoría de las carreras pero hay que recordar que no transpiran igual que otros materiales y el sudor se quedará pegado a nuestro cuerpo (3).

 

Teoría de las capas para Trailrunning (4):

Las capas atrapan el aire caliente como un aislante y permiten adaptarlo a situaciones cambiantes.

  • Capa base:

Consiste en una camiseta de manga larga o corta y leotardos bien ajustados para suministrar calor y sequedad.  Al absorber la humedad es alejada de la piel y transmitida hasta otra superficie más externa para favorecer la evaporación. Se puede yuxtaponer prendas según baje la temperatura.

Podemos encontrarlo en Capeline (Patagonia), Climalite (Adidas), Dri-Fit (Nike), CoolMax (Dupont) y muchos más.

  • Capa térmica:

Su función además de expandir la humedad en áreas amplias para que se evapore deprisa, es atrapar el calor sin humedad como aislante térmico. En días extremadamente fríos las microfibra de lana posee ambas capacidades sin abultar demasiado.

  • Capa externa:

Está compuesta de un material laminado que permite que las moléculas de vapor de agua más pequeñas pasen al exterior siendo transpirable, mientras impide que las moléculas de mayor tamaño procedentes del exterior alcancen el interior. La capa externa está recomendada para correr en días que estén lloviendo o nevando con fuerza mediante chalecos o chaquetas.

Muchos de los tejidos exteriores están confeccionados con microfibras como Clima-Fit (Nike), Gore-Tex (G. L. Gore), HTF Microfiber (Asics), Climawarm (Adidas) y otros.

Existen varios niveles dentro de la capa externa:

  • Nivel 1: sin forro. Polivalente para todos los climas y más económico.
  • Nivel 2 y nivel 3: chaquetas o trajes fundamentalmente impermeables.

 

Otros complementos imprescindibles:

Los sujetadores deportivos están diseñados para minimizar el bote de la mama asociado a los deportes de impacto, ofreciendo mayor seguridad gracias a una banda que rodea las costillas. También absorben el sudor del cuerpo al estar en contacto directo con la piel, reducen su irritación y mantienen una temperatura cómoda debido a su composición (Poliester o CoollMax). Si su copa es C o superior estará más cómoda con un sujetador que recoja cada mama por separado.

Los calcetines no deberán ser de algodón cien por cien ya que tiende a mantener los pies húmedos y fríos en invierno, y a provocar rozaduras o ampollas en verano. Las mezclas de acrílico o poliéster suelen funcionar muy bien. Cuanto más grueso sea el calcetín más amortiguación proporcionará pero para competir o correr más rápido los calcetines finos permitirán sentir mejor la pisada y el terreno por el que nos desplazamos.

Otros complementos pueden ser las gafas de sol, las cuales deberán protegernos de los rayos UVA y UBS y que en caso de rotura no se estallen en multitud de piezas.

Podemos encontrar relojes deportivos que monitoricen las  constantes vitales con pulsómetro, y también incluyen opciones para almacenar resultados de entrenamientos o carreras y descargarlos en el ordenador personal (3).

Si nuestro objetivo es correr 30 minutos al día la necesidad de material técnico muy avanzado no resulta tan prioritario, aunque al final la cantidad de objetos que utilicemos es una cuestión personal.

  1. http://miguelangelacera.com/blog/2015/09/15/tendencias-de-mercado-running-un-deporte-de-bajo-coste/
  2. http://www.eleconomista.es/blogs/running-de-ciudad/2015/03/10/el-boom-del-running-en-cifras-un-negocio-que-no-para-de-crecer/
  3. Scott D. Guía completa para corredoras. TUTOR; 2002.
  4. Bakoulis G,  Karu C. Guía para progresar como corredor. 1ª ed. Paidotribo; 2001.

 

En un próximo artículo os hablaremos del calzado más adecuado para correr.

 

Autor: Abraham Delgado Ordoñez

Fisioterapeuta y especialista en Running

Entrenador del Club de Corredores de Pilates Lab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

17 + 3 =