Core

¿Qué es el Core?

Core significa núcleo, o centro en inglés, y es algo más que unos abdominales definidos o la famosa tableta de chocolate. En la actividad física cuando hablamos del Core nos estamos  refiriendo a la zona central del cuerpo y a los músculos que la componen. La mayoría de los músculos del núcleo del cuerpo se encuentran en el tronco. Abarcando el área abdominal, la parte media y baja de la espalda. Periféricamente se incluyen las caderas, los hombros y el cuello, exceptuando los músculos que encontramos en las extremidades.  Podríamos decir que tiene una forma de cilindro cerrado por arriba y por abajo y estaría formado por:

  • El suelo pélvico, cerrándolo en la zona inferior.
  • El diafragma, como cierre superior.
  • Los músculos abdominales profundos: Transverso y oblicuos.
  • Músculos abdominales superficiales: Recto anterior.
  • La zona lumbar: Cuadrado lumbar, los multífidos situados junto a las vértebras, parte de los glúteos, etc.

¿Qué es la estabilidad lumbo-pélvica?

El Core es nuestro centro de gravedad y de energía.  Es el lugar desde donde se inician y se sostienen todos los movimientos del cuerpo.  Todos nuestros músculos más grandes están unidos a la columna o la pelvis, con lo cual, fortalecer ese punto de unión repercutirá en movimientos mucho más eficientes.  Con un centro fuerte y estable la energía se genera y distribuye mucho más eficazmente por el resto del cuerpo. Además nos proporciona estabilidad tanto en los movimientos dinámicos como durante fases estáticas del ejercicio, así como en movimientos involuntarios como por ejemplo estornudar o toser.

Como hemos visto mantener la zona central del cuerpo fuerte y estable, es fundamental tanto para una  buena postura (estática) como para la eficiencia de movimiento de todo el cuerpo (dinámica). Tomar conciencia y fortalecer esta zona nos  proporciona equilibrio y estabilidad, ayudándonos a mejorar nuestro estado físico general. Trabajar el core es una excelente opción para lesiones.

Todos necesitamos un centro fuerte

En el caso de los deportistas es de vital importancia fortalecer los músculos principales necesarios para  la práctica de su deporte. Pero no es menos importante la necesidad de ejercitar esta zona media del cuerpo con el objetivo de fijar el tronco, estabilizarlo y protegerlo de las cargas y los impactos a los que le somete durante los entrenamientos.  Sobre todo en deportes tan populares como la carrera, el tenis o el pádel. El corredor puede realizar zancadas más potentes, el esquiador puede girar con más facilidad, los futbolistas pueden realizar tiros más fuertes, el nadador puede nadar más rápido, el jugador de golf puede golpear la bola con más potencia, al igual que el tenista puede imprimir más fuerza en sus golpes, etc.

Fortalecer el Core también es fundamental para personas sedentarias. Hoy en día son muy  comunes los malos hábitos posturales. La simple posición de bipedestación (de pie) o sentado durante largos periodos de tiempo produce desequilibrios musculares y dolores de espalda. Trabajar la musculatura abdominal y la espalda protegerá a la columna vertebral.

¿Cómo podemos trabajar el Core y la estabilidad lumbopélvica?

En este nuevo vídeo os presentamos una serie de ejercicios dirigidos a la estabilización de la columna lumbar y de la pelvis. Desafiando a la musculatura profunda del abdomen, la columna vertebral y las caderas. Nos hemos basado tanto en posiciones mantenidas (ejercicios isométricos), como en ejercicios dinámicos para fortalecer y dar movilidad, además de estabilidad, a esta región.

Os proponemos la práctica de distintos ejercicios con objetivos muy similares en elementos que cada vez exigen más control. Para terminar integrando los mismos principios en el Reformer. Un aparato imprescindible del método Pilates clásico. Anímate a probarlo, mantén las posturas entre 30 y 60 segundos y  los ejercicios entre 8 y 12 repeticiones.

Principales beneficios de trabajar el core

  • Alivia el dolor de espalda: Las personas con una musculatura del Core débil, tienen un mayor riesgo de padecer dolores de espalda y lesiones. Esto es debido a que la columna carece del debido revestimiento y soporte.
  • Mejora la postura: La parte central del cuerpo es la responsable de controlar una postura adecuada en reposo y sobre todo en movimiento. Al mejorar la postura y fortalecer los músculos de la espalda y el tronco se reduce el riesgo de hernia discal y degeneración vértebras.
  • Una postura correcta nos ayuda a favorecer la respiración ya que se consigue una óptima apertura de las vías respiratorias.
  • Mejor rendimiento: Los movimientos más energéticos en la mayoría de los deportes surgen del núcleo del cuerpo, incluso los de los brazos y piernas. Un núcleo más fortalecido nos permite fijar y realizar movimientos más potentes.
  • Previene lesiones: Al absorber los impactos de manera más eficaz, con lo que disminuirán el efecto sobre nuestras huesos y articulaciones, disminuyendo los dolores y el riesgo de que se produzca una lesión.
  • Mejora el equilibrio: Un Core fortalecido nos permite mejorar el equilibrio mientras realizamos movimientos de gran velocidad y potencia.

¿Te parecen suficientes los beneficios que puedes obtener entrenando tu core? Pues no esperes más y comienza a ponerlo en práctica.

Si te ha gustado este post, ayúdanos a difundirlo compartiéndolo con tus amigos en redes sociales. En el próximo artículo os propondremos un trabajo parecido enfocado a la musculatura glútea y extensora de cadera. Esperamos que os resulte interesante.

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestro boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están indicados *

*

seis + cinco =